archivo

Archivos Mensuales: marzo 2012

Y en medio de este sueño, que es ya una pesadilla, y delante de la situación en la que me encuentro, que aparte de rídicula es maquiavélica… aparece Natxo y me dice:

“Pero negra, ¿nos hemos vuelto locos o qué?”

Gracias Natxo.

Anuncios

La mitad de mis sueño estaba sumergida en aguas de ríos, pantanos o lagos. 

Nos bañamos en un rio con una cascada. Tengo que bajarla pero me da un miedo terrible. Todas lo hacen así que me tiro yo también. Es genial! Pero no lo volveré a hacer si no es estrictamente necesario. 

Es tarde y tenemos que irnos a otro sitio con el coche, así que subimos todas mojadas y nos vamos al pueblo donde nos quedamos a dormir. 

 

Más tarde vamos a comprar algo a una señora que tiene su puesto de venta en la orilla del lago. Pero por la parte de dentro. Tenemos que mojarnos hasta la cintura. Dice que ese sitio es de los más bonitos del mundo y que no hay otro igual. Yo le digo que Banyoles se le parece bastante. Veo que los patos que están en el lago están “bajo el nivel del agua”. Es decir, sus picos quedan medio sumergidos como si el agua les sobrepasara. Raro. 

Estamos dentro del museo sentados hablando con más gente, en una especie de circunferencia. 

Me levanto, ella me sigue y me siento en otro sitio. 

De repente me coge de la mano, me la aprieta y dispara. 

Mata al tio que está en medio del círculo con un disparo muy fino, muy poca bala pero que acaba con el tio en el acto. 

Luego tendré qeu contar esta historia una y mil veces más para reconstruir los hechos. 

En teoria lo hizo por una buena causa. 

Voy a la piscina pero hoy solo se puede nadar en la mitad de la piscina.

Me meto en una piscina para niños que es el paso previo para entrar a la grande.

Entro a la grande y hay cola para empezar a nadar. Mientra me espero, veo que en el lado dónde no se puede nadar hay un insecto extraño y grande cerca de una hoja. Miro más allá y veo que hay muchas más hojas y abejas muertas y palos, y otros insectos. El agua esta muy sucia, tirando a verde.

Miro en mi carril y veo que el agua está turbia, debido al movimiento de los nadadores.

Cuento la gente que va delante mío para empezar a nadar. 13.

Decido salir de la pisicina, ponerme el albornoz y pedir que me devuelvan la entrada para venir otro dia.

Los jefes de la piscina han cambiando y ahora no quieren cambiarmelo. Me quejo. Mientras sacan el libro de reclamaciones mi padre aprovecha para robarles un trozo de brownie del bar de la piscina.

Mientras descargo mis maletas del ascensor alguien lo llama des de abajo. 

No estoy a tiempo de parar las puertas y mis maletas bajan solas a la planta baja. 

Bajo las escaleras hasta la entrada y me encuentro unas 5 persona mayores i unos 5 niños, hablando y riendo y gritando un poco. 

Me disculpo por el tema de las maletas, y cuando voy a subir al ascensor otra vez, veo que una niña abre un baúl y de dentro salen un montón de gatitos de todos los colores: rayados, rubios, grises, blancos y negros… Enseguida voy a tocarlos. 

Hay uno con un disfraz de cocodrilo que muerde más que los demás. 

De camino a mi piso, se pone a llover. 

Nos cobijamos en el patio y una de las persona mayores me cuenta que son una família que vive de hacer jabón natural i que publican un fanzine de agricultura ecológica. 

Me regalan un trozo de jabón. 

Me encuentro a Panxii i me cuenta lo siguiente:

En el ampurdán Belga (ojo al dato geográfico) hay un bosque en el que se encuentran dos grandes cúpulas.

Cuando entras dentro te encuentras con que:

En una hay el silencio más absoluto.

En la otra un ruido infernal.

Está bien caminar de una a otra para darse cuenta de que es cada cosa.