archivo

Archivos Mensuales: octubre 2012

La madre de A me llama. Dice que un amigo mio esta en la habitación de arriba y que no quiere salir, pero que busca una targeta con un número español para poder hacer llamadas locales.

Le digo a A que no se preocupe, que continuen la fiesta y me falta tiempo para ir a casa y ver que hace B ahí, (no tenia ni idea de que estaba) y porque quiere la targeta de telefono.

Me cuesta mucho convencerle para que salga de la habitación, pero cuando finalmente lo hace, lo veo muy mal. Está delgado, el pelo largo, y no me mira directamente a los ojos. Dice que tiene que hacer las maletas rapido que una amiga suya le espera para ir a Bristol, que tiene un trabajo ahi.

Me cuenta que se aburria y que vino a darse una vuelta por Barcelona, y que también pasó por Banyoles. Le pregunto como carai no me avisó. Me dice que lo improvisó. Cuantos días llevas aqui? Me dice que 10 o 11. Le quiero matar pero luego me calmo.

Está muy nervioso y no para de hacer y deshacer su equipaje, dejando cosas que no necesita. Termina con una maleta muy pequeña, sin camiseta y con un patalon corto. Parece un náufrago. Me dice que finalmente su amiga no le recogerá en Bristol. Me alegro, pienso que eso significa que se qeuda. Me dice que ni hablar, que se va a Kentucky. Que aquí no se queda ni una noche más.

Le veo irse y me quedo con las cosas que no quiere llevarse con él. Són más de las que él se lleva consigo.

 

Anuncios

Vamos a mear un poco lejos, en un bosquecito que hay cerca. Vamos las tres. Vemos a lo lejos una chica mear y pensamos que será un buen sitio. Al ir hacia ahí, nos damos cuenta de que el bosquecito termina muy pronto, y detrás de los árboles hay  una especie de estepa (como un desierto pero con arbusto bajos) y en medio, una columna enorme, gigante de hormigón, que soporta el peso de unos telesillas muy muy grandes.

El telesilla esta parado, pero con la corriente del aire hace pequeños movimientos y las planchas de metal de las sillas brillan y hacen pequeños destellos. Nunca había visto nada tan grande en mi vida. Es enorme. Empiezo a pensar que eso debe de ser algo más que un simple telesilla.

Empiezo a imaginarme como poder destruir eso, es decir, en el caso de uan guerra, un cataclismo, lo que sea… esto me parece indestructible. Pienso en las generaciones futuras o en un posible apocalipsis, pero creo que esto superará todo. Y la gente del futuro no entenderá como vivíamos.

Mientras pienso esto sigo andando y avanzando con las otras chicas hacia la columna de hormigón. Nos damos cuenta que en realidad su base esta en el mar. El mar todavía esta muy lejos y vemos cerca del horizonte un barco como de piratas que navega.

De repente empezamos a caminar mucho más rápido hacia la base, hacia el mar. Cuando me doy cuenta me pregunto porque. Intento frenar y no puedo. Después lo entiendo: la masa de esta torre es tan tan grande, que genera un campo de atracción de todo lo que tiene alrededor. Me sigue arrastrando. Entro en el agua. Me mojo. Intento agarrarme a cualquier cosa a la orilla para ver si puedo mantenerme a flote. Nose porqué pero todo esto me hace gracia.

Es todo muy confuso, son la 1 y el exámen debería haber empezado ya. Damos vueltas por la classe, que no es más que un descampado con algunos arboles que dan sombra. Intento colocar mi silla y mi mesa en algún rincón dónde haya sombra.

La gente empieza a relajarse, son las 2 y media y el profesor no ha llegado. 

Cuando llega, el exámen es fácil. Terminamos pronto. Están Alicia, Maria, Judit, Paula, Laura… El profesor se va pronto, ellas también, les digo que tengo que terminar algo, pero que las alcanzo luego.

Me quedo con alguien dentro de una ducha a limpiar vestidos de gente. Hay una chica rizada y pelirroja que viene con un vestido de novia. 

Al final de la pieza tengo que subir unas escaleras sola. Luego me seguirán los otros. Hay muchas pegatinas de unos 20 o 30 cm de triángulos y círculos. Tengo que pegar otro triángulo o otro círculo de otro color. Esta es la performance.

Como me cansa subir las escaleras. Creo que dejaré el teatro. 

Hemos venido con mi prima Alba y mi hermana, y con las maletas y todo y con el rollo de encontrar el hotel y estar en un sitio nuevo, la hemos perdido de vista. Y de eso hace un rato.

La última vez que la ví fue cuando mirábamos el elefante suelto que se había escapado del zoo.

Mierda.

Pau me espera para hacer mudanza porque si no me pone presión parece ser que nunca la haré. No entiendo porque él tiene interés en que termine esa mudanza, pero agradezco que alguien me “obligue” y me ayude a hacerla. Los ferrocarriles estan averiados por lluvia pero él viene con su moto para aydarme a transportar las cosas.

El piso es en realidad una casa, con un jardín inmenso pero pequeñita en el interior, donde viví con Ios justo después de volver de Madrid. En realidad nunca vivimos ahí, porque ella se fue a vivir con Carles enseguida, y yo me mude al piso de Balmes al cabo de muy poco. Sin embargo, 7 años después, tengo un montón de cosas ahí que siguen intactas. La habitación con las dos camas donde se supone que yo y Ios debíamos dormir. Los marcos con fotos dentro. Mi ropa. Cosas que me he vuelto a comprar más tarde, cosas duplicadas que ahora recupero (un marco dorado, un cinturón rojo…). Muchísimos zapatos. Se eterniza. Y todavia falta la cocina, el comedor, el baño… el patio. Saco cajas y cajas y separo lo que es mío de lo que es de Ios. Pero no termina nunca. Me quede sorprendia de los objetos que podemos acumular sin tan siquiera echarlos de menos después.

Hay una fiesta en el barrio donde esta la casa, y Pau sale a hablar con los vecinos.

 

Yo salgo al patio. Es inmenso. Hay más cosas ahí fuera. Y unos arboles muy bonitos. Y mucho espacio. Empiezo a preguntarme porque quiero irme de aqui. Podria tener un huerto. Y no está muy lejos del centro. Podria vivir aqui.

Luego me digo que es mejor seguir con el plan acordado, ya que tengo muchas cajas ya hechas y un piso en la calle Balmes en el que parece que me gusta vivir (sino, supongo que hubiera pensado en lo de esta casa antes). No hay prisa por irme de la casa, pero Ios dice que ella la quiere tener como “cover” por si algun dia tiene que vivir en ella (la casa es de su madre).  Pero ya empezé la mudanza.

Cuando ya solo me quedan algunos zapatos para recoger (tengo muchos en esa casa) me doy cuenta de que estoy muuuy cansada. Empiezo a equiovcarme y a hacer viajes en vano en donde esta Pau y cuando llego ahí, me he equivocado de zapataos y esos no son míos y tengo que volver atrás. Decido que ya es suficiente, esta anocheciendo, un ultimo esfuerzo y lo termino. Miro a mi alrededor por ultima vez: los niños jugando en mi patio, los vecinos cenando juntos, mi médico de cabecera. Parecen todos muy contentos y parece que me echaran de menos (nose porqué, nunca viví ahí).

Cuando vuelvo donde esta Pau, ya esta encima de la moto, justo se iba, me dice. Le digo que ya terminé, qeu podemos irnos juntos. Quedamos encima de la colina del pueblo, él ira por al carretera en moto y yo por el camino.

Cuando llego arriba (me he perdido un poco), Pau está sentado en un banco con una chica. Parece que le gusta. Yo le digo que no se preocupe, que me doy una vuelta.

Subo un poco más arriba, hay un puente, miro el agua y está muy quieta y brilla por el reflejo de la luna y hay muchas flores en las casas vecinas.