archivo

Archivos Mensuales: noviembre 2012

Y si los Mayas tenían razón? 

Voy corriendo hacía el bar donde habíamos quedado para celebrar el fin de año, voy corriendo, casi no paro en el paso de zebra. Miro el reloj y veo que son las 00.02. Llego tarde a las campanadas! Pero no he oído ningún ruido de gente celebrando o televisiones…

Llego al bar, todo está a oscuras, la luz se ha ido y no se puede ver la televisión. La gente esta gritando, no saben muy bien si estamos en 2013 o qué. 

Pienso que es el primer año des de que tengo memoria que no tomo uvas con las campanas. Pero es que tampoco hubo campanadas este año. 

¿Será una señal? ¿De qué? 

Anuncios

En Pau viu amb la seva avia i  com que plou molt, em quedo allà. 

Aquell dia hi ha tota la família pero m’adormo perquè estic molt cansada. 

Quan obro els ulls no recordo on sóc. Miro les parets (són de ciment) i veig que estic en un matalàs a terra. Veig en Pau i em diu que m’he quedat adormida. L’habitació es inmensa (uns 40 m2) i es un espai de pas. En aquest espai hi passa la seva avia. Em diu que no em preocupi, que puc seguir dormint. Pero no puc, he perdut el bus cap a Banyoles. 

Decidim agafar-ne un altre, en Pau m’acompanya. Pel camí m’adono que aquest bus és més ràpid que el qeu agafo sempre i fins tot arribaré a l’hora. 

Arribem a Banyoles, encara plou, i mentre atravessem la ciutat li explico lo bonic que es Banyoles i com m’agrada el meu poble. 

Me llaman mis padres y me dicen que estás en casa, que estás a punto de quedarte dormido. Te voy a buscar, tienes una revista sobre flamenco en las manos.

Vamos a buscar a mi hermana, yo tengo mucho sueño, pero quiere ir a la playa y tu dices que ok.

La playa es muy grande, como un valle. La gente que no se baña esta en un montículo y el agua está abajo. Esta organizado como en forma de dos grandes piscinas. Una más cerca del montículo y la otra más alejada. No sé si está amaneciendo o anocheciendo pero la luz es muy extraña, muy naranja. Tu no te quieres banyar así que me voy sola a la segunda “piscina”. No hay casi nadie bañandose. De hecho a estas alturas del otoño es raro que me esté bañando, pienso. De repente veo que la luz se vuelve todavía más extraña… Oigo un ruído de sirenas y veo que unos 20 metros de donde estoy, en el bosque al lado del agua, hay fuego. Piden a la gente que salga del agua pero veo que solo estoy yo. El fuego se escampa rápido pero pienso que no hay peligro, ya que estoy en el agua. Aún así decido salir.

Mi hermana dice de ir con una amiga un bar y tu y yo las acompañamos. Cuando llegamos ellas entran, tu también y yo me quedo fuera mirando algo. Cuando entro no os encuentro. Me siento en un banco en la entrada del bar a esperar. Me quiero ir a dormir. Este bar es muy extraño, es como en un primer piso. Que pereza… Cuando ya ha pasado un buen rato decido escribirte para decirte que me voy a la cama.
Me contestas que hace rato que te has ído a dormir.

Y yo esperando….

Cojo mis cosas y me voy para casa. Pero en el camino me encuentro unos amigos y me río un rato con ellos.

Me sorpende ver que en Thessaloniki (no sé si en toda Grecia) las funcionarias son todas tan guapas.

Almenos las que he visto: polícias y chicas que trabajan para las ambulancias.

Son todas muuuy parecidas: Pelo largo, rubio, ralla en medio, ojos marrones. Las que trabajan en la ambulancia no tienen muy buen caracter pero llevan unas camisas azul marino con puntitos blancos que son preciosas. No puedo dejar de mirarlas.

Será culpa de la crisis que tuvieron que reclutar nueva gente mas joven?