Roma, pájaro.

(sueño antiguo, 2011?)

Voy caminando por los pies de ese pequeño monte en la ciudad donde veraneo. Es el final de la tarde, los turistas ya se han duchado y salen a pasear. voy subiendo por el paseo de ronda, poco a poco, hacia el montecito. Justo antes de empezar a subir por el bosquecito de pinos, hay una tienda de souvenirs. La tienda está construida al lado de un árbol y aprovecha el tronco de este como una de las paredes. Hay un escaparate muy grande, de cristal. Dentro venden pareos, collares, bolsas… Al pasar por delante veo que hay mucho alboroto. Un pájaro a entrado en al tienda y no sabe salir. Se da golpes contra el cristal del escaparte, des de dentro, buscando una salida. Dos guardias urbanas intentan ayudar a la dependienta, que no sabe que hacer. 

Pienso que seria muy fuerte que yo lo probara y lo consiguiera. Seria casualidad. Pero seria fuerte. Lo pruebo. Miro al pájaro, intento transmitirle tranquilidad y que me siga. 

Lo hace. 

El pájaro no deja de mirarme, hasta que salimos los dos fuera de la tienda. Los guardias me miran con sorpresa. 

El pájaro se queda voleteando delante mio, a la altura de mis ojos, sin moverse, solo manteniéndose, y siento que de alguna manera me está mirando muy fijamente. Es un pájaro muy extraño. És un pájar tropical. Tiene el plumaje de color azul oscuro, y unas plumas en la cola de colores. Mientras lo miro (nose cuanto tiempo más voy a tener para observar-lo antes de que se vaya) veo como poco a poco se va transformando. Crece y se transforma en una chica. Lleva una sudadera con cremallera y una capucha. Unos tejanos. Debe tener unos 16 años. 

Me pide que la siga, que la acompañe a su casa (creo que está bastante sola). 

Les digo a mis amigas que vamos, y ellas (son dos) me siguen. La chica va adelante, se mete en el bosque de pinos y la seguimos. 

Cuando salimos del bosque de pinos estamos en el centro histórico de Roma, muy cerca del Coliseo, dónde hay las ruinas. Su casa da directamente ahí. 

Nos invita a pasar, es una casa de tres pisos, con un pequeño patio que la rodea. Entramos por la pequeña puerta del patio y luego por la puerta principal de la casa. Nos abre su  padre, un señor mayor (demasiado mayor para la edad de la chica?) vestido como un abuelo: rebeca gris, pantalones de pinzas, zapatillas de estar por casa quizá. Él está contento de que su hija venga acompañada, pero ella parece que le desprecia. Vamos a la planta de arriba, dónde hay la cocina, su padre quiere ofrecernos agua o algo. La cocina es grande y está al lado de un pasillo muy largo. Su padre sale de la cocina (ella es muy maleducada con él) y justo cuando nos quedamos a solas con ella (mis amigas y yo) ella me salta encima y quiere atacarme. Me hace daño, me tira al suelo. Yo no sé que hacer, no me esperaba esto. No le quiero hacer daño, pero intento quitarmela de encima. Cuando pienso que ya se ha calmado, vuelve a atacarme, esta vez más fuerte. Saco fuerzas de donde puedo e intento inmovilizarla contra el suelo. Pienso que tengo que escapar y les digo a mis amigas que cuando yo lo diga, vamos a correr. 

 

Ya. 

 

Salimos de la cocina corriendo, no puedo pensar en nada, solo mirar el suelo y correr. El suelo va alternando cuadrados dre color blanco y negro, como un ajedrez, que pasan rápido bajo mis pies que corren. Recuerdo que estamos en un primer piso, tendremos que bajar al piso de abajo para poder salir. Mientras corro, pienso que seguro que hay alguna puerta cerrada y no podremos salir. Mientras pienso esto, voy abriendo las puertas (todas se abren). Voy contando las que quedan: la principal, y la del patio. Que no esté cerrada, por favor, que no esté cerrada. Salgo de la puerta principal. Bien. Un ultimo esfuerzo, salgo de la puertecilla del patio. Joder. 

Hablamos de lo que ha pasado con mis amigas, joder vaya susto, no veas. Porque carai nos perseguia esa tia? Habéis visto como me ha atacado? Mientras comentamos todo lo que ha pasado, una de mis amiga señala el tercer piso de la casa (al que no fuimos). Vemos que la chica ha subido a una habitación del tercer piso (su habitación?) y nos mira des de la ventana. La ventana está abierta. 

Mi amiga comenta que si vuelve a convertirse en pájaro puede volar des de esa ventana y volver a buscarnos. 

 

Intentamos mezclarnos con los turistas de la antigua acropolis romana. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: