corriente

 

Estamos en el teatro y alguien está cambiando los focos de sitio (Anna dijo que a ella no le importaba hacerlo). Yo estoy en las butacas, cerca de la salida, hablando con Xavier. De repente se oye un grito de alguien que dice: “¡vigilad con la línea de los focos! ¡¡¡¡va a cambiar la corrie…”. Y antes de que termine el grito una sensación muy extraña, como de estar en medio de dos imanes con los polos opuestos. Exactamente esta sensació. Ganas de arrastrarte al suelo y un dolor muy grande de cabeza y una sensación entre la ingravidez y la pesadez extrema del cuerpo. Llego hasta la puerta (al estar lejos, la onda magnética me alcanza tarde) y puedo abrir la puerta y gritar socorro a dos personas que están de pie detrás de ella y que ven como me desplomo delante suyo.

Ya en el suelo oigo la voz que grito decir que ya se ha solucionado y que por suerte esta vez no ha pasado nada. Pero todos hemos podido comprobar lo que hubiera podido pasar. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: