archivo

Archivos Mensuales: agosto 2013

Estamos hablando en la terraza, como siempre. Somos 5 o 6. Son más de las 2 am. Suena el timbre. Mi vecino me dice que ya basta, que llevan mucho tiempo aguantando pero que ya no pueden más. Que los niños estan cansados y que con ese ruido no pueden dormir. Pido mil perdones, salgo a la escalera y veo los niños en el suelo, medio incorporados, intentando dormir. Voy bajando los escalones, poco a poco, disculpándome tanto que parece ridículo.

A medida que bajo los pisos las escaleras se ensanchan y veo que los peldaños tienen moqueta y que al final hay una entrada más parecida a un hotel que a un piso. Y de repente me acuerdo que estoy en Nueva York. 

Salgo a la calle, creo que no voy sola. No me acuerdo de porque salí a la calle a esas horas y doy la vuelta e intento volver atrás. Hay poca gente en la calle, pero la poca gente que hay está pegada la pared.  Veo un coche de polícia delante de la entrada de mi edificio. Temo que no me dejen entrar. 

De repente un ruido muy fuerte, y un hombre tirando un explosivo hacia los policias. Acelero el paso y rezo para que no me pase nada, pero sobretodo para que los de arriba no salgan a la calle. Llamó a K, intento explicarle en inglés lo que está pasando abajo pero sé que no me creerá. Solo le digo que no salga a la calle. 

No puedo entrar a mi edificio, pero sé que puedo acceder a él des de la entrada de un edificio vecino. Lo intento. Lo consigo. Mis amigos están en la terraza, arriba del todo del edificio. 

Desde ahí arriba vemos la escena en la calle. Parece una película pero no lo és. 

Anuncios

Te dejo en el bosque, con una amiga que hace mucho que no veo, porque no puedo quedarme, tengo algo que hacer. Cuando ya estoy lejos pienso un segundo y recuerdo que ya no te volveré a ver. Pienso que es una forma de abandono. 

És un emoblic molt gran, pero quan l’embolic passa i arriba la calma, l’embolic ha valgut la pena i la calma és més dolça i recordem quan no hi havia calma i la disfrutem més. Després recordo altra vegada com hem arribat fins aqui i penso que no ho oblidaré mai, pero ja no recordo res i aquest oblit fa que no valori la calma i em torni a embolicar.