Casita en la playa

Los tres chicos se han ido a vivir a una casa en la playa. A G le gusta surfear y dice que así es práctico. El último en mudarse ha sido Z. V es la tercera persona. Yo y Claudia vamos a visitarlos. La casa es pequeña pero muy bonita. Como una casa de verano. Muchas cosas de bambú. Una cocina pequeña pero con muchas cosas. Un baño minúsculo. Hay un pequeño porche, me fijo en que las olas te mojan literalmente los pies cuando estás ahí. Les envidio un poco. Pero ahora que lo pienso, que incomodo no poder salir al porche sin mojarte los pies. Más que los pies. El agua te llega a los tobillos si te despistas. De hecho, cubre ya toda la superficie del suelo del porche. Las sillas se mueven con las olas. Miro el mar, de un color azul cielo, casi turquesa oscuro. La luna. La luna llena. Pienso en las mareas… suerte que aquí no hay. Se lo comento a Claudia. Claudia dice que sí hay, y se ríe. El agua sigue subiendo. Claudia sigue riendo, pero cada vez menos. Suena una alarma en la casa que alerta de inundación. Tenemos que abrir un sistema en el baño para evitar que el agua entre en casa. ¿Pero donde está? Voy yo a mirar. Me pongo muy nerviosa buscandolo, tengo miedo de que el agua entre en la casa y no podamos salir. Veo una cajita en la pared, hay un medidor con una aguja que marca el nivel de peligrosidad de la situación respecto al nivel del agua. Alguien muy gracioso ha marcado el último nivel como “Situación putada” o algo así. La aguja marca justo ahí. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: