archivo

Archivos Mensuales: marzo 2014

Voy en el coche blanco de mi madre, mi padre conduce. Cogemos una carretera, hay poca luz, solo la luz de los faros del coche ilumina la carretera. No vemos al orangután en medio del camino hasta que ya casi estamos encima de él. Nos mira con cara de pocos amigos, esta comiendo con sus manos un ciervo muerto (no sé si lo habrá matado él). Me da un susto considerable, miro a mi padre, me dice que no me preocupe que solo está comiendo y que pasaremos por su lado. Pero miro otra vez la carretera y el camino es demasiado estrecho para pasar por su lado y vuelvo a mirar al orangután pero no es un orangután, sino un tigre, que nos devuelve la mirada y empieza a ir en dirección hacia el coche, o sea, nosotros. 

Oigo que mi padre suelta un taco que intenta disimular para no asustarme más pero yo lo oigo y veo que mi padre entra la marcha atrás, y vamos marcha atrás todo el camino, huyendo del tigre, que cada vez camina más rápido hacia nosotros, hasta alcanzarnos y olisquea las puertas laterales mientras corre y su aliento empaña el cristal y cierro los ojos, y pienso que sea lo que Dios quiera, y cuando vuelvo a abrir los ojos el Tigre está delante del coche, como conduciendo y mi padre está grabando un video de este momento, detrás del cogote del tigre, y pienso que este video es la bomba, que buena idea. 

Anuncios