archivo

Archivos Mensuales: diciembre 2014

Vamos caminando mientras hablamos, yo sujeto una almohada tu llevas una bolsa azul del ikea. Es un paseo de tierra, con higueras a cada lado, mi árbol favorito.Me cuentas que si, que estás con ella, que quizá no es nada serio, quizá si, ya veremos. Yo me niego a a creermelo y te doy argumentos para decirte lo surreal que es, pero tu dices que tampoco hay para tanto. Y me cuentas que fuisteis ahí y yo empiezo a llorar, y tu me dices que no lo premedistásteis, que ella estaba allí, que tu también, que fue coincidencia. Yo no puedo parar de llorar y tu estás tranquilo y pienso que mi situación es patética y te suelto una mentira. Y ya estamos al final del paseo. Ya no hay más higueras. (19/12/14)

Anuncios

Al final, con muy poco tiempo, consigo que vengas a casa y no tenemos tiempo y me encuentro a mucha gente en la entrada, en el rellano en mi habitación gente que quiere alquilar mi habitación gente que quiere dormir en mi habitación esta noche, y yo te siento en una silla y te pido que te esperes un momentito.

Pensaba que ya había dejado de compartir piso.

Vamos de camino a tu casa, que está en un bosque, cerca del lago. No hay nadie en el camino. Me fijo en el suelo y alguien lo ha limado des de la ultima vez que estuvo ahí. Es como si hubieran querido igualar todas las imperfecciones que tenia el suelo antes.

Nos encontramos a tu hermana, creo que nunca le he gustado.

Veo tu casa, es muy extraña. La puerta es de piedra y hay un pequeño patio antes de la puerta. En un rincón de este patio, hay una escultura blanca, parece yeso pero podría ser mármol. Es como una escultura de principios de siglo. Parecida a esta.